PT /  EN /  ES
El Futuro Depende de nuestra Capacidad de Adaptación: Control de Plagas
06/08/2021

EL CONTROL INTEGRADO DE PLAGAS A TRAVÉS DE LA PROMOCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD


Uno de los problemas que surgen en las Dehesas y que afectan a la vitalidad de los árboles es la presencia de plagas causadas por diversos insectos cuyo ciclo vital está relacionado con el alcornoque o la encina, alimentándose de partes de sus órganos - tronco, ramas, hojas o frutos.

Estos insectos forman parte de los ecosistemas y, por regla general, en un sistema equilibrado y sano no causan daños importantes a los árboles o sólo causan daños a los árboles más débiles. Por otro lado, el número de insectos presentes también está controlado por sus depredadores: aves, anfibios, reptiles, mamíferos, otros insectos u otros artrópodos. En un sistema ecológico equilibrado, los distintos niveles tróficos de la cadena alimentaria impiden que una determinada especie de insecto se multiplique hasta convertirse en una plaga.  

Los insectos que atacan a estos árboles se dividen en dos grupos: los agentes primarios, que atacan en las primeras décadas de la vida de un árbol, y los agentes secundarios, que atacan a los árboles más viejos, que, en general, también han sido atacados previamente por los agentes primarios. Estos últimos son los que causan los daños más graves y pueden provocar la muerte de muchos árboles.

Una Dehesa con árboles de varias edades, en el que coexisten individuos centenarios y una amplia generación de árboles jóvenes, además de asegurar la sostenibilidad del sistema a largo plazo, también permite reducir el ataque de plagas especializadas.

La biodiversidad desempeña un papel regulador de las poblaciones de un ecosistema. En el caso particular de las aves insectívoras, se sabe que son reguladoras naturales de las poblaciones de insectos en los entornos boscosos. En las Dehesas, el importante papel de las aves en la lucha contra las plagas es un servicio del ecosistema que a menudo se ignora. Una Dehesa bien equilibrada y rica en avifauna puede reducir la necesidad de utilizar pesticidas para combatir las plagas de insectos.

     

Idealmente, en una Dehesa en equilibrio, deberemos de encontrar árboles viejos, con cavidades naturales en sus troncos, los que proporcionan condiciones de nidificación y refugio para un grupo diverso de animales considerados como fauna auxiliar: aves insectívoras, anfibios, reptiles, pequeños mamíferos u otros artrópodos.

En los casos en los que no existen cavidades naturales o su número es reducido, la estrategia más utilizada consiste en proporcionar refugios a algunos grupos de fauna auxiliar. Estos refugios pueden ser cajas nido para pájaros (hay varios tipos según el grupo de pájaros al que se quiera beneficiar), cajas refugio para murciélagos, refugios para insectos (también conocidos como hoteles para insectos), refugios para mamíferos o para anfibios y reptiles (que pueden construirse de forma sencilla con piedras y madera).

Si no hay puntos de agua naturales, también se pueden crear pequeñas charcas que proporcionen agua para que la fauna silvestre beba y, preferiblemente, también tengan condiciones para albergar y permitir la reproducción de diversas especies de anfibios.

Otra estrategia consiste en la diversificación de las especies vegetales presentes en las Dehesas, lo que proporciona una diversificación de las comunidades de invertebrados, muchos de los cuales son depredadores de especies de insectos que pueden ser plagas.

De igual forma, la diversidad del paisaje también afecta positivamente a la diversidad biológica. La existencia de discontinuidades y zonas de características diversas proporciona condiciones para una mayor disponibilidad de refugios y zonas de alimentación, como muros de piedra, montones de piedra o madera, árboles caídos, cauces de agua, galerías ribereñas, antiguos pozos, el mantenimiento de ruinas, o la existencia de mosaicos de diferentes cultivos agrícolas, huertos o setos, entre otros.
Copyright © 2017 ADPM. Todos os direitos reservados.
MENU